Vatios

¿Qué es un vatio?

En el Sistema Internacional, el vatio (W) es la unidad de potencia eléctrica. Existen dos formas técnicas de definirlo:

  • El trabajo que realiza un julio cada segundo: W = J/s
  • La potencia que produce una corriente de un amperio de intensidad a través de una red con una diferencia de potencial de un voltio: W=V·A

Desde un punto de vista práctico, el vatio mide la potencia de los aparatos eléctricos: cuanto mayor es el número de vatios, mayor es la capacidad de trabajo del aparato. En lo tocante a las bombillas, y generalizando, un alto número de vatios implica una alta luminosidad.

Gracias a esto, ver su número de vatios es la forma más sencilla de conocer la potencia luminosa de una bombilla.

 

 

La tarifa eléctrica

 

El consumo eléctrico de los hogares está definido por los kilovatios-hora (kW/h).

Como indica su nombre, el kilovatio-hora es la electricidad que consume un electrodoméstico de un kilovatio si se mantiene encendido durante una hora. y es la unidad que aparece en las tarifas de las compañías eléctricas. Si bien la potencia de las bombillas es muy reducida en comparación con la mayoría de los electrodomésticos, suelen permanecer encendidas durante varias horas, lo que puede aumentar mucho su consumo.

El voltaje de la iluminación LED es muy inferior al de las bombillas incandescentes tradicionales: una bombilla LED de 10 W puede dar la misma luz que una bombilla incandescente de 75 W. Esto conduce a un consumo mucho más reducido, a un ahorro económico considerable y a una iluminación mucho más barata y ecológica.

 

 

Los vatios y la iluminación

 

Gracias a su bajo consumo, incluso las lámparas LED que parecen tener muy poca potencia tienen, en la práctica, una alta capacidad de iluminación. Con una buena colocación, una bombilla LED de 10 W puede iluminar por sí sola una estancia pequeña, y un proyector LED de 100 W puede aportar tanta luz como uno halógeno de 500 W. 

Las bombillas LED de baja potencia suelen oscilar entre los 4 W y los 6 W. Incluyen las velas y las esféricas, y a pesar de su baja luminosidad son idóneas para flexos, lámparas de sobremesa y apliques, y pueden usarse para complementar una iluminación general basada en otras lámparas.

En los hogares, las bombillas de iluminación general, con ángulos de apertura amplios, suelen rondar entre los 10 y los 20 W, dependiendo de la amplitud del espacio y de la disposición del mobiliario.

Las bombillas con ángulos cerrados concentran mucho más la luz y suelen necesitar una potencia menor. Incluso una dicroica de menos de 10 W puede ser adecuada para el alumbrado de espacios definidos, para usos profesionales.

Existen también bombillas LED de hasta 40 W, y se cuentan entre las lámparas más luminosas para el uso en interiores. Las potencias mayores se reservan para luminarias especializadas, desde campanas industriales para almacenes y gimnasios hasta proyectores para el alumbrado de jardines, fachadas y estadios deportivos.

Publicado el 09/11/2017 0 102

Deje un comentarioLeave a Reply

Usted debe estar registrado para dejar un comentario.

Buscador del blog

Categorias del blog

Últimos comentarios

No hay comentarios

Archivos del blog

Comparar 0